La importancia de que los niños lean

Los libros son fuentes de conocimiento y contienen tesoros inestimables como la cultura y el saber. La lectura es para la mente lo que el ejercicio es para el cuerpo (J. Addison). En efecto, la lectura es una actividad que contribuye a un buen desarrollo intelectual y nos permite aumentar nuestros conocimientos mientras nos entretenemos. Pero, ¿qué hace realmente la lectura por nosotros? Descubramos aquí cuáles son los beneficios, especialmente para los niños.

Edad

Para todos

Participantes
2
Propuesta por la Team Mapiwee
81

¿Cuáles son los beneficios de leer a los niños?

La lectura desempeña un papel muy importante en el desarrollo del niño, ya que despierta los sentidos, desarrolla la imaginación y estimula el cerebro. Tanto si se escucha como si se lee una historia, es una experiencia increíble que nos lleva a un viaje extraordinario. Así que aquí tienes 7 buenas razones para hacer que tu hijo lea.

1. Es es el ABC de la enseñanza a los niños

Todo comienza con la lectura de un cuento por parte de los padres. El niño escucha, registra y aprende a comprender. Cuando el niño crece, lee un cuento contado por su madre o su padre y es capaz de recordar palabras y frases. Este es uno de los primeros beneficios de la lectura para el cerebro y para la educación. Además del evidente aprendizaje de las cosas que el niño lee, resulta que uno de los principios fundamentales de la lectura es el desarrollo sináptico que aumenta la capacidad de retener información.

La lectura para el niño sólo puede ser beneficiosa porque estimula la creatividad, desarrolla la confianza en sí mismo y el discernimiento, entre otras cosas. Los estudios han demostrado que un niño que empieza a leer a una edad temprana es más inteligente de adulto.

2. La lectura desarrolla la concentración y la memoria de los niños

La lectura desarrolla la concentración de los niños, que son muy disipados por naturaleza. La obligación de pasar de una página a otra enmarca la mente de los niños en una sola dirección. Por supuesto, el libro tiene que interesarles. Cuando son pequeños, necesitan las imágenes porque la atención que tienen que prestar a las letras, las sílabas, las palabras y las frases requiere demasiada energía para que puedan apreciar el significado global y la historia.

También es necesario que haya una historia, y ésta continúa a medida que el niño crece. Una historia contemplativa o excesivamente explicativa tendrá dificultades para enganchar al niño. Algunos especialistas creen que sólo en la adolescencia, una vez que el cerebro está completamente formado, se puede entender realmente este tipo de escritura. Es impulsado por la necesidad y el deseo de descubrir lo que sucede a continuación que los niños aprenden a aislarse en su lectura y así crear un mundo aparte.

Pero ¿qué es la concentración sino la capacidad de aislarse del mundo exterior? Con la concentración, también se desarrolla en el niño la memoria (que se basa principalmente en la capacidad de concentración).

Los libros sin imágenes son muy buenos para despertar la memoria y la imaginación. Podemos ponernos en situación y reproducir los rostros, las acciones e incluso los olores descritos en los libros. Es un excelente estimulante para el cerebro, que necesita un ejercicio regular para funcionar en las mejores condiciones. Los estudios han demostrado que la lectura reduce el riesgo de padecer ciertas enfermedades neurodegenerativas como la demencia o el Alzheimer porque el cerebro, al concentrarse, trabaja la memoria.

3. La lectura enriquece el vocabulario

Esto es evidente, porque durante la lectura se retienen muchas palabras y expresiones. Cuando empiezan a leer, los niños ya tienen conocimientos. La lectura les permitirá organizarla, ordenarla y, sobre todo, crear vínculos entre ella. La organización de la base de conocimientos permite enriquecerla con vocabulario y, en particular, con el uso de sinónimos, perífrasis y diálogos.

De este modo, los conocimientos se enriquecen y a su hijo le resultará más fácil hablar, expresarse, argumentar e incluso presentarse en la escuela o ante extraños. El discurso se vuelve más claro y preciso, la confianza en sí mismo es más asertiva, lo que se traduce en fluidez lingüística, semántica y sintáctica. Todos estos beneficios para la futura vida social y profesional.

Según un estudio realizado por investigadores de Berkeley, tu hijo retendrá el doble de vocabulario leyendo un libro que viendo la televisión.

4. Los niños escriben mejor gracias a la lectura

Al igual que la mejora de las habilidades orales, la lectura permite mejorar la escritura y la redacción. Cuando los niños empiezan a escribir, se inspiran en los libros que han visto para hacer algo regular y “limpio”.

En cuanto al contenido, imitarán lo que han leído, ya sea en cuanto a las palabras (y, por tanto, la ortografía) o en cuanto a la historia.

A partir de esta base, podrá inventar sus propias historias o contar cosas que le hayan sucedido. Sin esta base para empezar y evitar no saber por dónde y cómo empezar, a los niños les resultará difícil empezar a escribir y editar.

5.La lectura permite al niño evadirse de la vida cotidiana

Inmersos en un libro, los niños (al igual que los adultos) se olvidan del estrés y los problemas de la vida cotidiana porque tienen que concentrarse para entender lo que está escrito. La lectura es una gran forma de evadirse con todos esos personajes e historias imaginarias. Al estar absorto, tu hijo no verá pasar el tiempo y se olvidará rápidamente de sus pequeñas preocupaciones cotidianas. Así es como decimos que los libros son herramientas de libertad.

6. Los libros mejoran el sueño de los niños

La lectura es muy eficaz para relajarse y conciliar el sueño con facilidad, de ahí la importancia de leer un cuento a tu hijo antes de dormir. Leer de 20 a 30 minutos antes de dormir es como una especie de terapia para el cuerpo. La mente y los músculos se relajan positivamente y el nivel de la hormona del estrés, el cortisol, desciende. El cerebro entenderá que es hora de descansar. A menudo lo olvidamos, pero estos beneficios también son válidos para los adultos. Lee algunas páginas de un libro para dormirte rápidamente. Sin embargo, es aconsejable leer libros de papel y no libros virtuales que son más cansados para los ojos.

Unos minutos de lectura ralentizan el funcionamiento normal del cuerpo, lo preparan para el sueño y permiten que la mente se aleje de los imprevistos materiales y las preocupaciones diarias. El niño se olvidará de la escuela y de las obligaciones que tiene. Se unirá al mundo de sus personajes favoritos o a nuevas aventuras. Esto pondrá su cerebro en “orden de batalla” para la noche.

7. La lectura te ayuda a conseguir tus objetivos

¿Por qué? Porque leer es ante todo sinónimo de paciencia y bienestar. Al principio a tu hijo le costará concentrarse, pero con la práctica encontrará fácilmente su ritmo. Se calcula que los principiantes sólo pueden leer entre 10 y 15 minutos al día. Los lectores experimentados pueden leer cien páginas de un tirón, ya que su capacidad de concentración está bien desarrollada. Pero, como cualquier disciplina, la lectura requiere práctica. Por eso, si tu hijo ha empezado un libro, anímale a terminar la historia, ya que esto le dará una gran satisfacción.

Dejar mi opinión sobre esta actividad

Lo probaron

0

Deja un comentario

No hay comentarios todavía.

Descubre otros artículos y actividades

¡Esta función está reservada para miembros de la comunidad Mapiwee!

Crear una cuenta

Conectarme