Desarrolla la sensorialidad de tu hijo mientras se divierte

El despertar sensorial juega un papel importante en el desarrollo del niño y su relación con el mundo. ¡Estimular sus cinco sentidos, lo ayudará a desarrollar su concentración, su movilidad, su coordinación, su creatividad y su curiosidad! La redacción ofrece juegos sensoriales para desarrollar la sensorialidad de su niño pequeño.

Edad

Para todos

Participantes
Individual
Propuesta por la Team Mapiwee
4

A través de actividades divertidas, su hijo puede desarrollar, mientras se divierte, su sentido del tacto, oído, gusto, vista u olfato. Pero no solo eso. También desarrolla sus capacidades vestibulares (el hecho de moverse en el espacio y ser móvil) y propioceptivas (ser consciente de su cuerpo y sus gestos).

Masajes y cosquillas para desarrollar la sensorialidad de tu hijo

Los masajes son una excelente manera de hacer que tu hijo tome conciencia de su cuerpo y sus diferentes partes. Desde una edad muy temprana, puede aprovechar un momento de calma, música suave, masajear o hacerle cosquillas a su hijo citando en voz alta las partes de su cuerpo (“la nariz”, “los pies”, “el brazo”…). Más tarde, cuando tu hijo crezca, juegue con él el juego de plumas (o cosquillas): cerrará los ojos y tendrá que detenerse cuando pase por un área específica, como el hueco del codo. ¡Un método sencillo para desarrollar la sensorialidad de tu pequeño!

En Mapiwee, nos encantan los masajes de Shantala, ¡relajación garantizada de pies a cabeza!  Muchos talleres los ofrecen, no lo dudes.

Tanques o espacios sensoriales

Espacios divertidos y preservados, estos llamados lugares “sensoriales” estimulan en gran medida la imaginación del niño. ¿Cuál es la idea? Crea un lugar (como una cabaña) o un contenedor (con bordes bajos) en el que tendrás objetos de diferentes tamaños, texturas, colores, fáciles o no de agarrar, etc. ¡Atención, evita tener objetos demasiado pequeños si tus niños son chiquitos! Para contenedores, haz espacio para su creatividad explorando diferentes temas. Por ejemplo, deslizarse en pequeñas bolas, una con picos, la otra lisa; borlas, cubos, un rastrillo (para trasegar), arena (o lentejas, por ejemplo), arcilla de modelar, conchas, vidrio plástico, esponja, personajes o un montón de telas… ¡tantos protagonistas como formas y texturas puedas encontrar! Pídele, por ejemplo, que transfiera las bolas a un tazón junto a ellas, que te muestre los cubos pequeños, que encuentre un objeto de color “rojo”. Al principio, tu hijo necesitará ser guiado, luego, poco a poco, se apropiará perfectamente de este juego al ser autónomo. ¡Una excelente idea para avivarlo y mantenerlo ocupado!

Crea botellas de audio y visuales para estimular al niño

¿Quién no recuerda el famoso “palo de lluvia” que creamos en la escuela con un tubo de cartón grueso, unas pequeñas agujas clavadas en él y un poco de arroz? Solo tenías que voltear y voltear para escuchar la lluvia caer. ¡Mágico! La idea es algo similar con nuestras botellas sensoriales. Fáciles de hacer y económicos, estos recipientes atraerán la atención de tu hijo e incluso crearán cierta fascinación. Llena una botella con arroz, otra con agua, jabón y purpurina, una tercera con pequeñas piedras … ¡y listo! ¡Varía los tamaños y materiales utilizados para una actividad sensorial divertida!

Cuando son muy pequeños, los bebés responden bien a estímulos sonoros o visuales como sonajeros, móviles o luces musicales nocturnas.

Desarrolla la sensorialidad del niño con agua

Los niños tienen una gran fascinación por el agua. Con poderes calmantes extraordinarios, el agua se siente directamente sobre la piel, al mismo tiempo que se escapa. En el baño o en un pequeño recipiente con agua, ten cubos, palas, embudos para que tu hijo pueda divertirse haciendo correr el agua. ¡Agrega una gota de espuma de baño para lograr suavidad y diversión! Este ejercicio debe hacerse bajo la supervisión de los padres.

Estimula el sentido del gusto con un “taller de sabor” en casa

¡Nada podría ser más sencillo! Deja que tu hijo pruebe o adivine diferentes sabores y texturas para desarrollar su sentido del gusto. Compotas, purés, helados, trozos de fruta, agua o leche, mermeladas … ¡el taller de degustación es una actividad divertida para hacer con la familia, donde incluso los padres pueden ponerse a prueba! Puedes dividir los alimentos en familia: dulce, salado, agrio, amargo.

Conclusión: es importante darle tiempo al niño para que se desarrolle a su propio ritmo sin sobreestimarlo constantemente, ¡él es el dueño de su propio camino! Tu mejor arma para desarrollar tu sensorialidad: la creatividad (¡y también el hecho de no tener miedo a la suciedad!).

Y tú, ¿cuáles son sus actividades favoritas para desarrollar la sensorialidad de sus hijos?

¡Déjanos un comentario!

Dejar mi opinión sobre esta actividad

Lo probaron

0

Deja un comentario

No hay comentarios todavía.

Descubre otros artículos y actividades

¡Esta función está reservada para miembros de la comunidad Mapiwee!

Crear una cuenta

Conectarme